En invierno, solemos tener la piel más seca debido a los cambios de temperatura, al viento y al uso de calefacciones que secan el ambiente. La piel seca genera que las arrugas finas se hagan más notorias, la piel puede resquebrajarse e incluso picar.

Para mejorar la piel seca y prevenir sus consecuencias, te ofrecemos los siguientes tips:

- Al bañarte, limitá el tiempo del baño a 5-10 minutos. Usá agua tibia (en vez de muy caliente), jabón neutro (preferiblemente sin perfume, no uses jabones antisépticos) y secate con la toalla con palmaditas, sin raspar.

- Aplicate humectante justo después de salir del baño: las cremas, ungüentos o lociones se absorben mejor atrapando la humedad existente en la piel. Utilizá una crema más que una emulsión: las cremas o ungüentos son más efectivas y menos irritantes que las emulsiones. Llevá siempre en tu bolso o cartera una buena crema de manos y aplicala luego de cada lavado de manos. Utilizá bálsamo para labios.

- Usá guantes: las manos son frecuentemente el lugar donde primero se nota la sequedad.

- Usá ropa de algodón: La piel seca es más sensible a la irritación por algunas telas sintéticas, usá siempre algo de algodón en contacto con la piel.

- No te acerques mucho a los hogares o estufas, suelen secar mucho la piel.

- Humidificá el ambiente: instalá un humifdificador en los ambientes que más frecuentes.

Si estas precauciones no son suficientes, consultá a tu dermatólogo de confianza. En Bessone Medicina de la Piel podemos asesorarte y encontrar aquella causa ajena a lo ambiental que puede volver seca tu piel en invierno. Además, para verte bien, quizás necesites complementar con algún tratamiento específico en el gabinete de cosmetología.



Turnos y consultas

Llamanos al 4871-5483 o escribinos a info@bessonepiel.com.ar.

ESTAMOS EN NORDELTA: Pasaje de la Ciencia 75, 5º piso, oficina 55.