No importa cual sea tu tipo de piel, si estás utilizando protector solar solo en verano, estás poniendo en riesgo tu piel.

A pesar de que no los veas o no los sientas, los rayos solares están llegando a tu piel y generando envejecimiento prematuro y aumentando el riesgo de producción de cáncer de piel.

Necesitamos protección solar todo el año porque:

  • Los rayos ultravioleta atraviesan las nubes: La mejor manera de que no nos agarre desprevenidos es que en nuestra rutina diaria introduzcamos el uso del protector solar todos los días sin importar si el día esta nublado, llueve o si hay sol. Reaplicar si vas a exponerte al aire libre mucho tiempo.
  • La nieve refleja los rayos UV: La nieve puede llegar a reflejar un 80% de la radiación por lo cual hay que duplicar las precauciones 
  • En lugares elevados sobre el nivel del mar el riesgo aumenta: El aumento de la altitud nos pone más cerca del sol y aumenta nuestro riesgo de daño.

La mayoría de nosotros pensamos en el protector solar como un ítem de uso en verano. Pero lo cierto es que debería ser parte de la rutina diaria cada mañana sin importar el tipo de piel o como está el día. Formar este hábito tiene un impacto significativo en la salud de la piel, y su apariencia y realmente solo toma 1 minuto extra cada mañana que nos redundará beneficios a largo plazo

 




Turnos y consultas

Llamanos al 4871-5483 o escribinos a info@bessonepiel.com.ar.

ESTAMOS EN NORDELTA: Pasaje de la Ciencia 75, 5º piso, oficina 55.