Es una sustancia que retiene 1000 veces su peso en agua, se utiliza comúnmente para reponer volúmenes, como un relleno inyectable como el Restylane, Perlane o Juverderm. Para esta función es más natural y dura más que el colágeno y no produce reacciones alérgicas.

Sin embargo como humectante deja mucho que desear ya que no penetra mas allá de la epidermis ya que su molécula es muy grande, por el contrario forma una barrera dando un alivio breve y cosmético. En climas secos conviene evitar su uso porque no puede tomar humedad del ambiente y entonces le quita agua a las capas profundas, quitándoles humectación.

Su función no es similar a otros ácidos como el salicílico, el glicólico o retinoico que sirven para exfoliar las células muertas. Lo encontramos naturalmente en el cuerpo otorgando lubricación a las articulaciones , nervios, piel , pelo y ojos.

Una variante del ácido hialurónico es el hialuronato de sodio, tiene mayor estabilidad química y no le quita humedad a las capas profundas de la piel.

En resumen el Ácido hialurónico es un excelente relleno sin embargo como humectante deja mucho que desear, no obstante es muy liviano y puede temporalmente mejorar líneas finas pero cuidado con su uso en climas secos ya que quitará humedad de las capas profundas y esa no es una buena característica de un humectante.

Fuente:
Blog Leslie Baumannmd




Turnos y consultas

Llamanos al 4871-5483 o escribinos a info@bessonepiel.com.ar.

ESTAMOS EN NORDELTA: Pasaje de la Ciencia 75, 5º piso, oficina 55.